Detrás de Escena:

Bruce Willis y los detalles de “Duro de matar: un buen día para morir”

Bruce Willis se reencuentra con John McClane en la quinta entrega de la saga Duro de Matar ( ”A Good Day to Die Hard” ), que llega a los cines esta semana cargada de explosiones y situaciones imposibles que salva el veterano policía neoyorquino sin apenas magullarse mientras ayuda a su hijo a parar los pies a la mafia rusa.
 
 
Duro de Matar ( ”A Good Day to Die Hard” ) recupera a ese icónico personaje de acción que con la madurez se muestra más calmado y menos expresivo, hasta el punto de resultar insensible al peligro al que parece haberse acostumbrado tras cuatro filmes al borde de la muerte acosado por terroristas.
 
 
La trama escala hasta dimensiones nucleares e incluye una larguísima persecución en la que se destrozan decenas de coches que bien podría ser de récord guinness y en la que el protagonista es atropellado y sufre varios accidentes de los que sale sin inmutarse.
 
 
La última entrega de la franquicia, “Live Free or Die Hard” (2007) recaudó casi 400 millones de dólares en todo el mundo, algo más de 350 “Die Hard with a Vengeance” (1995) y 240 millones la segunda parte, “Die Hard 2: Die Hard” (1990).