A solas con las Estrellas:

A solas con Adrian Suar por “Corazon Loco”

Tras suspender su estreno en salas en el inicio de la pandemia, la nueva película del productor desembarca directamente en Netflix

Con exitosos antencedentes como Me case con un boludo o El fútbol o yo la expectativa por el estreno de Corazón loco era grande. Allá por marzo, cuando la pandemia por el COVID y sus efectos parecía lejana por estos lares, las calles del país lucían empapeladas con el afiche de este nuevo largometraje dirigido por Marcos Carnevalle.

Pero días antes de su debut en la pantalla grande, la cinta con Adrián Suar suspendió su estreno por tiempo indefinido. Seis meses más tarde, el filme llega a la pantalla de NETFLIX con un lanzamiento simultáneo en varios países del mundo, y la chance de llegar a un público mayor y variopinto. El desembarco de esta producción nacional marca un claro ejemplo de la nueva realidad fílmica a la que nuestra industria cinematográfica no es ajena.

Corazón loco, es una comedia dramática con un registro distinto a las anteriores producciones del mandamás de Pol-ka. Aquí, si bien abunda el absurdo y el disparate, la veta histrionica del protagonista le abre paso a cierta solemnidad poco habitual en sus performance.

El largometraje presenta la historia de Fernando Ferro (Adrián Suar), un prestigioso traumatólogo, padre de familia y con un pasar “casi perfecto” que debe lidiar con una doble vida ya que tiene dos mujeres, dos familias distintas que mantiene una en Mar del Plata y la otra en Buenos Aires. De lunes a jueves está con Paula (Gabriela Toscano). Y de viernes a domingo, con Vera (Soledad Villamil).

Viviendo a medio camino entre “la ciudad feliz” y La Capital Federal, el bígamo vive una estresante realidad haciéndose cargo de dos autos, dos trabajos, dos casas, dos perros e hijos que no saben qué tienen hermanos.

Cuando las esposas descubran el secreto que guarda su cónyuge, ambas unirán fuerzas para llevar a cabo una venganza.

Entre las características que narra el filme, se desataca como el personaje de Suar no se auto percibe como un mujeriego, ni siquiera como un infiel, sino como un hombre que ama a dos mujeres por igual que no quiere vivir sin ninguna de ellas.

El polémico argumento y las consecuencias de los actos del bígamo sin dudas generarán debate y polémica.

Sobre esto hablamos con Adrian Suar a solas, en una entrevista que recorrió varios puntos de un argumento con mucha incorrección política.