A solas con las Estrellas:

Michale B.Jordan y Jamie Foxx nos presentan “Buscando Justicia”

Bryan Stevenson (Michael B. Jordan) es un joven abogado que, después de graduarse en Harvard, recibe ofertas de trabajo muy lucrativas. Pero él prefiere poner rumbo a Alabama, con el objetivo de defender a personas que han sido condenadas erróneamente o que carecen de recursos para tener una representación legal adecuada, y lo hace con el apoyo de la activista local Eva Ansley (Brie Larson).

Uno de sus primeros y más turbulentos casos es el de Walter McMillian (Jamie Foxx), sentenciado a la pena muerte en 1987 por el asesinato de una chica de 18 años, a pesar de que las pruebas demostraban su inocencia. A pesar de tenerlo todo en su contra, incluido el sistema judicial, Bryan luchará por Walter y otros como él aunque eso signifique un laberinto de maniobras legales y políticas abiertamente racistas.

Michael B. Jordan el joven y talentoso actor de la saga Creed y el ganador del Oscar Jamie Foxx nos recibieron en New York para contarnos mas sobre esta conmovedora historia verídica

¿Michael, cuál fue tu primer sentimiento cuando leíste de esta historia, de Bryan y Walter?

La sentí muy familiar. Desafortunadamente, ves tantas historias como esta, contamos con tantos condenados erróneamente, en forma injusta en el pasado. Tengo 32, me acuerdo el último cuando tenía 20 años, así que era algo en que me encontraba en un lugar en mi carrera, en mi vida en que podía contar esta historia de la mejor manera, exponerla en conjunto, y visibilizarla. Entonces, me sentí molesto y enojado pero a la vez me sentí motivado por cómo podía hacer que la historia se conozca. Y eso me impulsó a hacer la película.

¿Y en tu caso Jamie?

Me es familiar, me es familiar en cómo somos percibidos o cómo sucedieron las cosas. Mi abuela solía decir, haciendo comparaciones, cuando con un amigo blanco con el que crecimos nos metíamos en problemas. Por más que él estuviera involucrado mi abuela me decía que “los hombres negros no podían cometer los errores de los blancos”, que lo recuerde toda mi vida. Lo que me estaba diciendo a los 8, 9 o 10 que habría ciertas reglas diferentes y esas reglas podían ser catastróficas como cuando hay ejecuciones de una manera siniestra. Entonces, en esta película Michael B. Jordan se hace cargo de la historia increíble de Bryan Stevenson, con la que todos nos familiarizamos porque es la película más importante de la que participé.

¿Michael cuan  cercano a Bryan Stevenson trabajaste en el rodaje?

Muy cerca, él estaba extremadamente ocupado, volviendo de la Corte Suprema, de caso en caso, él está trabajando. Él estuvo siempre ahí, respondiendo mensajes o llamadas, o en el rodaje a cada paso, durante el desarrollo del guión, asegurándose que capturáramos la historia de la mejor manera. Así que sí, estuvimos muy cerca, de hecho me siento honrado.

¿Jamie tuviste la oportunidad de hablar con la familia de Walter?

No, no hablamos con la familia de Walter. Yo no lo hice, yo sólo quería hablar con Bryan Stevenson, con Michael, con Destin Cretton para poder armar esta versión fílmica de lo que le pasó a Walter McMillian. Y después, con el resultado, vimos la película con algunos de los miembros de la familia, nos sentamos. No nos preocupaba cómo se sentirían, nos parecía que esta película llegó de una manera tan hermosa. Sólo ver las lágrimas en sus ojos, su agradecimiento, fue increíble.

¿Michael cuan difícil es interpretar personajes de este estilo, basados en personas reales, con historias reales?

Es difícil y desafiante por muchas razones diferentes. Interpreté a Oscar Grant con anterioridad, y él ya no estaba, en “Estación Fruitvale”, había sido asesinado. Me dio otros desafíos para llegar a conocer a Oscar, cómo era Oscar, entre la gente que lo conocía mejor. En este caso, tenía a Bryan así que tuve la oportunidad de que me pudiera decir si me equivocaba. Así que era una presión diferente. Así que era tratar de captar la esencia de quién es Bryan. Todas las películas son difíciles, son desafiantes, quise esforzarme lo más posible para hacer lo mejor posible.