A solas con las Estrellas:

Entrevista a George Clooney por “Cielo de Medianoche”

Quien fuera un médico en la serie ER, que marcó a fuego su carrera, vuelve al cine con Cielo de medianoche (The midnight sky), una película de ciencia ficción que, además de protagonizar, también dirige. Basada en la novela Good Morning, Midnight, de Lily Brooks-Dalto, en la historia Clooney interpreta a Augustine Lofthouse, un científico solitario que, luego de que la Tierra haya sido destruida casi por completo, decide permanecer en una estación en el Ártico. Tendrá una misión por delante: evitar que aterrice una nave espacial, cuyos astronautas, comandados por Sully (Felicity Jones), están alejados de la catástrofe que envolvió al planeta.

Antes del estreno del filme, el cineasta, actor y productor contestó algunas de nuestras preguntas.

Como director, simplemente estoy buscando un buen guión. Es decir: ¿cuántas entrevistas hacés al año? No hay tantos buenos guiones, vos lo sabés. La mayoría de las películas que veo, después digo: “Bueno, no son gran cosa”. Es raro encontrar un guión realmente bueno, por eso tratás de arrebatártelo antes de que lo tome otro.

—Protagonizaste SolarisGravedad. ¿Cómo es tu relación con la ciencia ficción? ¿Te gustan ese tipo de historias?

Me gustan mucho. Gravedad era mucho más que ciencia ficción: tenía acción, tenía que ver con encontrar tu camino a casa, y era técnicamente brillante. Fue una experiencia increíble mirar lo que (el director) Alfonso Cuarón podía hacer, y aprender de lo que estaba haciendo. Me resultó muy útil cuando tuve que afrontar el espacio acá (en Cielo de medianoche). Y Solaris es una pieza más contemplativa acerca de un hombre aceptando la muerte de su esposa.

Siempre me gustó. Los actores suelen volver al tráiler cuando terminan de rodar, pero yo nunca fui al tráiler: siempre me quedaba en el set. En ese entonces tenía 22 años y me entusiasmaba: miraba a los cineastas, a los directores. Así que siempre quise contar historias, siempre quise escribir y estar involucrado. Cuando finalmente tuve la oportunidad, con Confesiones de una mente peligrosa, me largué y realmente lo disfruté.

—¿Cómo imaginás el futuro de las películas? ¿Te ves trabajando como antes del coronavirus?

—No lo sé. Tengo que filmar en marzo y no lo sabemos: estamos esperando ver qué es lo que el coronavirus y las vacunas nos dejan hacer. Creo que va a ser complicado. Es probable que llevar gente al cine sea complicado hasta el próximo verano (del hemisferio norte). Es difícil decir que la gente no llevará a los chicos a la escuela, pero que vaya a ver una película… Creo que lo vamos a pasar bastante rápido, estas cuatro vacunas diferentes parecen ser prometedoras.