A solas con las Estrellas:

Hablamos con los directores de “Espías a Escondidas”

Nick Bruno y Troy Quane son los responsables de este filme animado que combina espionaje, aventuras y mucho humor.

Cuando un inesperado evento pone al mundo en peligro, Lance Sterling, el mejor superespía del planeta, debe formar equipo con Walter, un inventor adolescente para juntos salvar el planeta. Este es el disparador de la nueva cinta animada de Blue Sky, el estudio productor de La Era de Hielo y Río.

Los directores Nick Brunoy Troy Quane son los responsables de este aventura que combina humor y espionaje y que tiene como voces principales a Will Smithy Tom Holland.

A solas con los cineastas pudimos descubrir un poco mas sobre Espías a escondidas.

Para arrancar, entiendo que el filme está basado en un corto, ¿eso es cierto?

Sí, fue la inspiración

¿Y cómo surgió la idea para una película?

Fue realmente tan gracioso y disparatada la idea de una especie de espía James Bond tratando de sobresalir y la complicación de esta paloma queriendo hacer lo mismo y cuanta diversión puede aparejar de algo tan simple como eso. Además nos encantan las películas de espías, uno de nuestros géneros favoritos de películas y pensamos cuanto más grande que una idea, cuanto más problema puede causarle una paloma a un espía y eventualmente surgió la idea de que no podés causar más problema que transformando a un espía en una paloma y eso es algo que perfectamente se adecúa al mundo de la animación.

¿Y qué pueden decir de la historia de la película y de los personajes?

La historia, el mensaje que queríamos contar, es que somos mejores juntos que solos. Que es por lo que transformamos a Lance Sterling, un agente súper impresionante que no necesita a nadie, que vuela por sí solo, en una paloma que vuela con un equipo, que necesita gente. Así que esta película es toda sobre ese tipo que es un agente súper estupendo que tiene vuelo propio y por primera vez va a tener que confiar en un equipo. Su pegajoso Walter Beckett, este chico de los inventos. Después de que algunas cosas se pongan un poco locas y que él se transforme en el mejor espía secreto del mundo: una paloma.

Las palomas son locas pero son los animales más geniales. Todo lo que los espías necesitan: pueden volar muy rápido, posarse en perímetros acotados, tienen ojos dentro de su cabeza que les permiten ver casi 360º, entonces pueden saber si tienen a alguien por detrás. Así que suena espectacular, pero para alguien tan canchero como Lance Sterling no es tan fantástico.

Cuando pienso en una película de espías el primer personaje que se me viene a la cabeza es James Bond y Maxwell Smart, ¿quién fue la inspiración para este personaje?

Cuando empezamos a hablar del personaje de Lance Sterling dijimos que queríamos que sea diferente a James Bond. Un tipo que fuera inteligente, canchero, carismático, caballero y estuviera hecho para la acción. Y cuando estábamos pensando quién sería un modelo perfecto para eso no pudimos evitar pensar en Will Smith. Y tocamos el cielo cuando de verdad fuimos por él y nos dijo que lo haría.

Y como vos estabas diciendo, cuando pensás en un espía pensás en James Bond, y cuando estábamos desarrollando la historia la gente nos preguntaba a qué James Bond estábamos parodiando. Lo que nos hizo pensar que a ninguno, queríamos crear a un espía único.

¿Y cómo fue trabajar con Will Smith y Tom Holland?

Es un sueño hecho realidad.

Estos hombres son superestrellas por una razón: porque son tan fantásticos en cámara como lo son fuera de cámara. Estos hombres son graciosos, buenas personas y de verdad les importan los proyectos en los que están involucrados. Cuando trabajamos juntos nos divertimos tanto en esa sala, surgieron grandes ideas interpretando a estos personajes y creo que eso realmente se muestra en la pantalla.

Y ambos son increíbles por sí mismos, son los dos completos. Y ese contraste de la pareja es el que funciona, su química cuando están juntos es fantástica.

Cómo director, ¿qué es lo mejor de hacer una película animada?

Para mí es la colaboración, porque para llegar a lo que se ve en la pantalla no es sólo nosotros haciéndolo, tenemos 500 personas detrás en los estudios Blue Sky y cada detalle que ves en la pantalla tiene que crearse, tiene que hacerse, ya sea un simple pasto o una sombra y eso conlleva la comunicación de nuestras ideas al equipo y trabajar juntos para asegurarnos que todo llegue a la pantalla.

Es exactamente la misma respuesta. Estas películas toman años, como cuatro años para montarlas. Como directores primero vemos la película en nuestra cabeza, entonces desarrollas el guión, la historia, das con los personajes, y resolvés todas esas cuestiones. Y sabés exactamente cómo lucirá la película, pero luego traes más colaboradores y estás sorprendido. Eso es lo mejor, cuando te sorprendés por algo: “oh, eso es fantástico, no creí que se vería así”. El departamento artístico logra una visión muy única, que la distingue de las otras películas de Blue Sky. Y además Will y Tom hacen algo diferente con el personaje de manera que cobra vida en una forma diferente a como te lo figuraste. Así que es esa habilidad para seguir sorpendiéndote y entretenerte con el grupo que se forma.

La última pregunta es para ambos, ¿es difícil trabajar con un codirector?

Sí, este muchacho…

¿Quién es el chico malo?

Él.

No, escucha, puede ser algo muy difícil porque como te dije nuestro trabajo es llevar nuestra visión a la pantalla. Si tenemos una visión diferente se torna algo muy difícil. Pero tuvimos suerte desde el comienzo de ver las mismas cosas, de tener los mismos gustos y disfrutamos la compañía de ambos. Así que es divertido, es grandioso ver la extraña pareja en la pantalla y fuera de la pantalla pasándola bien.

Por si te quedan dudas, él es la parte extraña de la pareja.

No, en serio, es una pareja celestial. Y ese es el final de la entrevista.