ASESINATO EN EL EXPRESO DE ORIENTE

Basada en la novela de Agatha Christie, cuando en un viaje del tren Orient Express muere uno de los pasajeros a bordo, los demás se convertirán en los sospechosos del asesinato y un detective a bordo deberá intentar resolver el misterio y encontrar al asesino.

Protagonistas:

Johnny Depp, Judi Dench, Michelle Pfeiffer, Kenneth Branagh, Penélope Cruz

Director/a:

KENNETH BRANAGH

Género:

Suspenso

País de Origen:

Reino Unido

Un verdadero elenco de estrellas de la pantalla grande, dan vida a los variopintos personajes que viajan en este tren. Actores que parecen haber viajado en el tiempo hacia un pasado en el que el cine clásico de detectives y misterio reinaba con fuerza en el séptimo arte. Porque una de las grandes virtudes de esta cinta, es su tono romántico y su homenaje al cine cultivado por Sidney Lumet (autor en 1974 de una espléndida versión de este libro)
Kenneth Branagh, recrea la estética y atmósfera de este enigma, este “crimen en cuarto cerrado” en el que invita al espectador a ser parte de la investigación y descubrir junto a Poirot las pistas que llevaran a un inesperado desenlace.

Estamos frente a un largometraje que se vale de las nuevas tecnologías (impresionantes paisajes cruzados por el Expreso) para narrar un cuento redondo en donde cada pieza, cada secuencia, cada mirada y cada palabra tiene un porque. Quizás las noveles generaciones de espectadores acostumbrados a un montaje y una puesta mas vertiginosa, les pueda resultar un tanto lenta y hasta teatral, pero son justamente estas cualidades la que hacen de la misma, una cinta de esas que ya no se ven en el cine comercial y un acontecimiento para disfrutar y aplaudir.

Branagh no solo marca el tiempo de la narración colocando la cámara en lugares imposibles y originales (como cuando un plano senital sigue la acción en una secuencia reveladora) sino que ademas es el maestro de ceremonia perfecto en la piel y bigotes de un excéntrico Hercules Poirot. Su humor británico, lo emparenta inexorablemente con el recordado Peter Ustinov (el Poirot de la gente) y lo aleja de los héroes convencionales afectos a la acción.
Cine para ver en cine y vivir la tensión, intriga y revelaciones de un misterio tan kitsch como atrapante.

Volver