EL REY LEÓN

La nueva versión de acción real de El Rey León nos lleva a la sabana africana donde un futuro rey ha nacido. Simba idolatra a su padre, el rey Mufasa, y está entusiasmado con su destino real. Pero no todos en el reino celebran la llegada del nuevo cachorro. Scar, el hermano de Mufasa y antiguo heredero al trono, tiene sus propios planes. La batalla de Pride Rock se ve teñida de traición, tragedia y drama, y acaba forzando a Simba al exilio. Con la ayuda de una curiosa pareja de amigos nuevos, Simba tendrá que arreglárselas para crecer y recuperar lo que legítimamente le corresponde.

Protagonistas:

Seth Rogen, Beyoncé Knowles, Donald Glover, James Earl Jones

Director/a:

JON FAVREAU

Género:

Aventuras

País de Origen:

USA

Hasta hace algunas décadas el estudio Disney tenia la costumbre de reestrenar sus clásicos animados cada siete años. Lo hacía, porque el “viejo” Walt tenia la certeza de que ese era el tiempo justo en el que cambiaban las generaciones de espectadores, y que cada nuevo público merecía disfrutar de esas historias en pantalla grande y de paso, también hay que decirlo, se volvía a facturar con una producción amortizada.
Cuando en este siglo el formato 3D cobró nueva vida, el estudio del ratón, dejo de lanzar en las salas sus títulos emblemáticos, y en cambio decidió programar versiones tridimensionales para que niños y grandes pudieran vivir la experiencia inmersiva de esas historias ( y como no, volver a facturar)

Pero desde hace algunos años, y dado que el publico se ha acostumbrado a experiencias fílmicas extremas, realistas y en alta definición, Disney comenzó a realizar remakes live-action (cintas con actores) de sus joyas animadas. Así asistimos al estreno de nuevas versiones de La Cenicienta, Dumbo, La Bella y La bestia, Aladdin y ahora... El Rey León.

La historia traumática y shakesperiana de Simba siendo testigo de la muerte de su padre Mufasa a manos/garras de Skar, cobra nueva vida gracias a las ultimas tecnologías de motion-capture, con un realismo nunca antes visto.

Jon Favreau responsable de las aventura de Mowgli en El Libro de la selva, vuelve a adentrarse en el mundo animal, en este caso en la sabana africana, para maravillarnos con secuencias reconocibles y canciones clásicas han perdurado en la cultura popular.
Más allá del prodigio técnico del filme, el arma mas poderosa con que cuenta el metraje, es apelar a la memoria emotiva de los espectadores que revivirán las sensaciones de un filme que marcó a toda una generación en los noventa.

Claro que, así como es de vistosa y grandilocuente, esta versión de acción en vivo no logra movilizar como la original. Los personajes animados tradicionalmente eran mas empaticos que estos homonimos realistas. Las voces calzaban mejor en aquellos animalitos dibujados en acetato que los nuevos, diseñados en una computadora. Por eso quienes vivieron la época dorada de la animación tradicional pueden llegar a sentir un poco lejana y fría esta aventura. En cambio, quienes descubran la trama por primera vez, seguramente disfrutaran mas libremente y con sorpresa los giros argumentales, los números musicales y las escenas lacrimógenas.

Una recomendación, que no es menor, si pueden elegir ver la versión en idioma original subtitulada, podrán deleitarse con la inconfundible voz de James Earl Jones, el Mufasa original, (y también la voz de Darth Vader) cuya resonancia, cuerpo, personalidad y tono perdura aun cuando las luces de la sala ya se han encendido.

Si hay algo que queda claro después de ver El Rey Leon, es que, el foto-realismo de la pelicula augura un antes y un después en el cine de animación, y que ya nada parece imposible de filmar... así que a disfrutar, sonreír y “Hakuna Matata”

Volver