LAS AVENTURAS DEL CAPITÁN CALZONCILLOS

Jorge y Berto son dos niños de primaria, bastante traviesos, obsesionados con los cómics a los que les gusta dibujar sus propias historietas cuyo protagonista es el Increíble Capitán Calzoncillos, un superhéroe dueño de unos calzones con poderes superelásticos que se enfrenta a perversos villanos. Las trastadas de Jorge y Berto desquician al Señor Carrasquilla, director del colegio, y un día, de manera accidental, le hipnotizan  provocando su transformación en el mismísimo Capitán Calzoncillos de sus alocados tebeos.

Protagonistas:

Ed Helms, Kevin Hart, Jordan Peele

Director/a:

DAVID SOREN

Género:

Animación

País de Origen:

USA

La cinta animada de Dreamworks presenta un argumento que homenajea a los comics y las comedias clásicas

Jorge y Berto son niños de primaria, muy traviesos, amantes de las bromas pesadas y los cómics. Juntos han creado un personaje de historieta: el Increíble Capitán Calzoncillos, un superhéroe que se pasea en paños menores y que se enfrenta a perversos villanos. En la escuela, estos dos amigos deben lidiar con el director, el Señor Carrasquilla, un malvado docente sin humor que esta obsesionado con separarlos. Pero un día, tras hipnotizar accidentalmente al director, el Capitan Calzoncillos dejara las viñetas para convertirse en un personaje de carne y hueso.

Estamos, sin dudas, ante una de las cintas animadas mas originales y frescas de los últimos tiempos. Un filme que captura con eficacia el espíritu lúdico de los juegos infantiles.
Un guión tan lisérgico como plagado de humor, sirve de marco para un grupo de personajes muy bien delineados. Los niños protagonistas derrochan simpatía, y no se privan de romper "la cuarta pared" para hacernos cómplices de sus muchas travesuras.
Parodia de Superman en plan trash, el Capitan Calzoncillos posee un conjunto de secuencias de humor físico y escatologico que nunca cae en el mal gusto.

Atrapante para niños, que se sentirán atraídos por el color, el diseño naif de los personajes y las escenas de acción, como para los grandes que disfrutaran con un guión inteligente, chistes elaborados y varias citas y referencias memorables.

El director David Soren, no solo utiliza las últimas técnicas de animación moderna, planteando escenas que no respetan las leyes de la física y la gravedad y que parecen salir de la mente fantasiosa de un niño, sino que le agrega momentos de dibujos planos que remiten a las cintas del genero de los setenta, e incluso una parodia a los Muppets que hará las delicias de los espectadores.

No busquen en el filme grandes moralejas ni dobles discursos (aunque hay un claro alegato al poder de la amistad) se trata de un largometraje destinado a entretener, divertir y hacernos sentir niños al menos por una hora y media de metraje.

Volver