LOS ÚLTIMOS

Los Últimos cuenta la historia de una joven pareja de refugiados y de un corresponsal de guerra que recupera, al conocerlos, las ganas de vivir. Yaku y Pedro, y Ruiz, el fotógrafo, huyen hacia el Pacífico cruzando el altiplano, devastado por el saqueo de los recursos naturales. La Guerra por el Agua.

Protagonistas:

Alejandro Awada, Luis Machin, Peter Lanzani, Natalia Oreiro, Germán Palacios, Juana Burga

Director/a:

NICOLÁS PUENZO

Género:

Drama

País de Origen:

Argentina

Nicolas Puenzo, hace honor a su ilustre apellido, y redondea una película de alto impacto, con una historia que funciona como metáfora de la crisis de refugiados en Medio Oriente. El filme se desarrolla entre Bolivia y Chile, pero podría ser Siria, Irak o Somalia.
A pesar de los decorados y la estética post-apocalíptica, la acción transcurre en un presente “fantástico”, en donde la guerra por los recursos naturales (es el agua pero podría ser el petróleo) ha terminado con todo vestigio de vida y apunta a la aniquilación del Planeta.

Los escenarios naturales (fotografiados de manera excepcional, parecen realizados o retocados con efectos digitales, pero son reales) sirven de marco para esta huida de una pareja (Peter Lanzani y Juana Burga) a la que la une el espanto mas que el amor.
Lanzani compone un personaje totalmente sórdido, una transformación física que lo coloca en una escala desconocida de la evolución humana. Reconocerlo, lleva unos minutos. Su pareja, la peruana Burga, esconde una fiera en su dócil figura. Juntos se complementan y lucen naturales en un marco antinatural.
Párrafo aparte para Germán Palacios, su reportero gráfico que es “el retrato” del hombre que a ha presenciado el horror e intenta escapar del infierno que ha carcomido su mente.

Se puede adivinar en ciertas secuencias e imágenes plasmadas por Puenzo, la influencia de La Peste (película de su padre Luis basada en la obra de Camus), pero el metraje no solo esta compuesto por alegorías o metáforas discursivas. El gran acierto del filme, es no tenerle miedo al genero, y abordar momentos que remiten al wéstern, al cine de ciencia-ficción y al bélico.
Osada y original, es una gran cinta para disfrutar en la oscuridad de una sala en donde la pantalla gigante magnifica las solidas imágenes proyectadas.
Ojalá que Los Últimos sean los primeros.

Volver