NO TOQUES DOS VECES

La historia gira en torno a una madre que, llena de culpa, pretende recuperar el contacto con su hija, una intención que la llevará a enfrentarse a la terrible verdad que se esconde tras la leyenda urbana de una bruja vengativa.

Protagonistas:

Katee Sackhoff, Lucy Boynton, Richard Mylan

Director/a:

CARADOG W. JAMES

Género:

Terror

País de Origen:

Reino Unido

Leyendas urbanas, brujas demoniacas y terrores efectivos

El reencuentro entre una hija y su madre años después de que esta la abandonara, y los problemas de comunicación entre ambas, funcionan como marco para una historia de horror con una bruja vengativa como protagonista.

Siguiendo la premisa de "leyenda urbana" que se convierte en realidad al estilo de la gran Candyman o la mas cercana y muy floja Nunca digas su nombre, el filme tiene un muy buen arranque y excelentes sustos, aunque la premisa se va diluyendo en un guión con altibajos y algunos lugares comunes.
El prologo, con una atmósfera gótica que rememora las cintas clásicas de brujería e inquisición predisponen de muy buena manera a los espectadores. Pero rápidamente el filme deja de lado este camino y se centra en sendas mas visitadas por el genero en la actualidad. Eso si, apelando a la fusión de dos géneros tan disimiles como el drama familiar y el horror juvenil, el director Caradog W. James responsable de la interesante The Machine, logra transmitir tensión, a base de buenos planos, una fotografía sórdida (con excelentes e inquietantes utilización de sombras y haces de luces) y una puesta en escena muy cuidada.

Katee Sackhoff y Lucy Boynton (madre e hija en la ficción) son muy buenas actrices y superan la media de actuación que solemos encontrar en este tipo de productos fílmicos.

No toques dos veces, es un filme ideal para adolescentes en busca de sustos rápidos y efectivos (algunas secuencias claramente inspiradas en el horror asiático resultan muy aterradoras) y el giro argumental final levanta una historia que por momentos parece extrañar un hilo conductor mas realista.

Volver