TESTIGO DE OTRO MUNDO

Juan vive recluido en la soledad del campo desde que fue testigo de un suceso OVNI. El cineasta Alan Stivelman, con la ayuda del famoso astrofísico Jacques Vallée, comienza un épico viaje para ayudar a Juan a que entienda el profundo significado de su encuentro cercano. Una emocionante historia real que intenta develar el misterio de un espectacular caso de encuentro cercano, protagonizado por un hombre cuya vida cambiará para siempre.

Protagonistas:

Director/a:

ALAN STIVELMAN

Género:

Documental

País de Origen:

Argentina

El filme reconstruye la experiencia de un niño que en los ochenta tuvo un “encuentro cercano” que cambió para siempre su vida

Juan vive recluido en la soledad del campo desde que siendo niño fue testigo de un suceso OVNI. Un director de cine y un famoso astrofísico comienzan un épico viaje para ayudar al testigo a que entienda el profundo significado de su encuentro cercano.

La apertura del filme, presenta un viejo metraje grabado en VHS, un niño rodeado de personas es empujado a contar su fantástica experiencia, sin embargo, el muchachito se quiebra y no puede articular palabra.
Fascinado con la historia de Juan Perez, el cineasta Alan Stivelman reconstruye que fue lo qué pasó aquella tarde en que el joven se topó con los seres de otro mundo.

La cámara intimista se acerca al protagonista, ahora ya con mas de cuarenta años, para presentar su forma de vida, sus pensamientos y sus creencias.
Ayudado por Jacques Vallée, un científico que asesoró a Spielberg y trabajo en el Libro Proyecto Azul, y por un especialista en regresiones hipnóticas, Stivelman desenreda una madeja, para volver a aquella tarde en la que se dió el suceso.

El filme, no abusa de las reconstrucciones, que las hay, y se centra en los testimonios y la búsqueda del propio realizador. Hay material de archivo y testimonios, aunque lo mas valioso es cuando Juan relata con sus propias palabras y sin estar contaminado por la “cultura OVNI” que fue lo que vivió.

Es un filme atrapante, que deja dudas y certezas, pero que sin dudas, avala la hipótesis de que “no estamos solos en el Universo”. Ya lo dijo Calamaro, Favio Zerpa tiene razón...

Volver