TOY STORY 4

Regresan Woody, Buzz y todos los amigos juntos a un nuevo integrante: Forky, creado en el primer día de jardin de la pequeña Bonnie. Esta manualidad convertida en juguete, se declara a sí mismo como “basura”. Pero Woody intentará mostrarle por qué debería aceptar llamarse juguete.
Cuando Bonnie lleva a todo el grupo a su excursión familiar, Woody termina en un inesperado desvío que incluye un reencuentro con su vieja amiga perdida Bo Peep. Tras estar por su cuenta durante años, el espíritu aventurero de Bo se contradice con su delicado exterior de porcelana. Woody y Bo se dan cuenta de que se convirtieron en personas muy diferentes en lo que respecta a la vida como un juguete, pero pronto descubren que esa es la menor de sus preocupaciones.

Protagonistas:

Tom Hanks, Keanu Reeves, Tim Allen, Joan Cusack

Director/a:

JOSH COOLEY

Género:

Animación

País de Origen:

USA

Woody, Buzz Lightyear y el resto los personajes se disponen a hacer un viaje familiar por carretera con Bonnie y sus padres. Pero cuando aparece Forky, una manualidad escolar convertida en juguete, empiezan los problemas.
Forky, que es un tenedor descartable, no se siente como un juguete, y por eso Woody quiere ayudarle a descubrir su real importancia para la niña. Todo se complica cuando el cowboy y sus amigos terminan perdidos en una tienda de antigüedades, lugar en el que deberán hacer frente a Gaby Gaby, una muñeca de plástico secundada por un grupo de siniestras marionetas.

Tras un cierre lacrimógeno y redondo con Toy Story 3, la llegada de una nueva secuela generaba desconfianza. Para qué arriesgarse a expandir una historia que había logrado su climax en un capítulo ideal que conformaba una trilogía animada perfecta. Sin embargo, el realizador Josh Cooley se animó, y pergeñó junto a los guionistas y productores de Pixar una nueva cinta que puede leerse como epilogo, un metraje plagado de humor, aventuras, suspenso y claro, nuevos momentos emotivos.

Sin la figura de Andy, la pequeñita Bonnie ha logrado suplantar el factor humano del filme con carisma, inocencia y un toque naif irresistible y encantador. Los juguetes clásicos siguen funcionando, ahora con un lifting visual gentileza de las nuevas tecnologías de animación que hacen que brillen mas, que los colores resulten mas estridentes y las texturas mas palpables.

El guion es inteligente, y tiene un clásico desarrollo de genero, con momentos de acción, intriga y sin ningún bache, intensidad pura a lo largo de los cien minutos de duración.
Los diálogos, los chistes tanto físicos como verbales siguen siendo uno de los puntos fuertes (sobre todo si se escuchan en el idioma original), donde actores como Tom Hanks, Keanu Reeves y Tim Allen aportan tonos, ductilidad e histrionismo que el doblaje no permite.

Pero sin dudas, el gran acierto de esta secuela se da en la construcción de efectivos personajes secundarios, (sin contar a Forky irresistible juguete de tendencias suicidas que es protagonista fundamental) Ducky y Bunny dos peluches salidos de un puesto de feria, son responsables del humor mas corrosivo y sarcástico del filme, Duke Caboom, un doble de riesgo un tanto miedoso e imprevisible, Gaby Gaby la villana surgida de los años cincuenta, y los siniestros muñecos de ventrílocuos conforman el variopinto y logrado grupo de nuevos juguetes que expanden el universo de Toy Story.

Sin dudas Toy Story 4 vale la pena, aúna generaciones de espectadores combinando homenajes y guiños con nuevos caminos argumentales. Ante tan bella y divertida película, una quinta entrega, ya no parece ni tan lejana, ni tan mala idea. Woody y compañía, siguen siendo, nuestros amigos fieles...

Volver