VALERIAN Y LA CIUDAD DE LOS MIL PLANETAS

Valerian (Dane DeHaan) y Laureline (Cara Delevingne) son dos agentes especiales que se ocupan de mantener el orden en todo el universo. Su relación no es lo que se dice romántica, aunque Valerian, un seductor con un amplio historial de conquistas a sus espaldas, busca algo más que una relación profesional con su compañera y por eso persigue abiertamente a Laureline con constantes proposiciones, que ella, de carácter más tradicional, rechaza una y otra vez.

El comandante Arün Filitt (Clive Owen) les envía a cumplir una importante misión en la impresionante ciudad intergaláctica de Alpha, una metrópoli en constante crecimiento en la que conviven miles de especies distintas que proceden de todos los rincones del universo. Después de siglos de paz y prosperidad en la que los diecisiete millones de habitantes de Alpha han unido sus talentos, tecnología y recursos por el bien común, una fuerza desconocida quiere poner en grave peligro la localidad y destruirla. Convertidos en los guardianes del futuro de Alpha, Valerian y Laureline disponen de menos de 10 horas para encontrar la amenaza y eliminarla. Ahora, el destino de esta ciudad y de todo el universo está en sus manos.

Protagonistas:

Ethan Hawke, Dane DeHaan, Cara Delevinge, Rhianna, Clive Owen

Director/a:

LUC BESSON

Género:

Ciencia Ficcion

País de Origen:

Francia / USA

La pelicula es una "space opera" hecha y derecha. Naves espaciales, planetas estrambóticos, seres imposibles de otro mundo, conviven en excesivos 140 minutos de metraje, en los que Besson pone "toda la carne en el asador". El diseño de producción, el arte (colorido y furioso) y los paisajes extravagantes, hipnotizan y conmueven. En la puesta en escena esta lo mejor del filme, un viaje alucinante que a veces parece concebido a fuerza de LSD.

Como El Quinto Elemento pero mas gigantesca y sin el carisma de sus protagonistas (DeHaan y Delevigne son tan poco empaticos que se hace difícil interesarse en ellos), la película presenta su mejor parte al inicio (un prologo explicativo y potente) y a mitad de la trama, reservándose un climax poco fuerte y sin punch.

Hay un mensaje subliminal de tono ecológico y de tolerancia entre las civilizaciones, que el director introduce en una trama de corte surrealista, cercana al pulp, con momentos de humor negro y sexual muy alejada de las vertientes Hollywoodenses. Por que si algo tiene interesante esta filme, es que se nota el toque europeo y jamas cae en los tópicos del genero mainstream.

Por osada y épica, y por contar con algunos momentos visualmente admirables, Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas merece ser vistas en la oscuridad de la sala y en pantalla gigante, una experiencia filmica tan original como alucinógena.

Volver