VENOM

Uno de los mejores y más complejos personajes de Marvel es Eddie Brock quien entra en escena cuando Venom, un simbionte extraterrestre, ocupa su cuerpo. Como periodista, Eddie estaba tratando de acabar con el famoso fundador de la Fundación Life, el genio Carlton Drake, y esa obsesión había arruinado su carrera y su relación con su novia, Anne Weying. Un día, mientras Eddie investigaba uno de los experimentos de Drake, el extraterrestre Venom ocupa su cuerpo, por lo cual Eddie de repente adquiere nuevos superpoderes y la oportunidad de hacer casi todo lo que quiere. Venom es perverso, oscuro, impredecible, la ira lo impulsa y provoca que Eddie luche para poder controlar esas habilidades peligrosas. Eddie siente que eso le da poder y le fascina. Como Eddie y Venom se necesitan el uno al otro para conseguir lo que quieren, se van volviendo más y más indisociables. ¿En dónde termina Eddie y empieza Venom?

Protagonistas:

Tom Hardy, Michelle Williams, Riz Ahmed

Director/a:

RUBEN FLEISCHER

Género:

Aventuras

País de Origen:

USA

Venom es uno de los antagonistas más populares del Universo Marvel, y quizás merecía una película en solitario. Pero sin dudas, su paso al cine tenía que se jugado como el de Deadpool. El filme de Ruben Fleischer (mediocre director con solo una muy buena película en su haber, Zombieland, y varios fracasos fílmicos) se queda a mitad de camino y no llega a ser todo lo oscura y terrorífico que debería.
Eddie Brock (Tom Hardy) es un periodista que descubre como una empresa está ejecutando secretamente experimentos ilegales en seres humanos y realizando pruebas que involucran formas de vida extraterrestres y amorfas conocidas como simbiontes. Durante una visita furtiva a la central, el reportero quedará infectado por un simbionte. Comenzará entonces a experimentar cambios en su cuerpo y escuchará una voz interior, la del simbionte Venom, que le dirá lo que tiene que hacer.
Alejada también de las modernas historias del MCU, el filme parece salido de la década del noventa, con malos efectos digitales, chistes rancios y un guion carente de matices. Hardy luce perdido, y parece difícil que vuelva para una secuela, ya que el filme es un paso atrás en su interesante carrera.

Volver