VIVIR DE NOCHE

Vivir de Noche está ambientada en los bulliciosos años veinte cuando la Prohibición no ha frenado la circulación de tragos en una red clandestina de tugurios administrados por la mafia. La oportunidad de ganar poder y dinero yace ahí para que cualquier hombre con suficiente ambición y descaro, y para que Joe Coughlin - el hijo del Superintendente de Boston - le diera la espalda hace mucho tiempo a su estricta educación a cambio del trofeo de forajido. Pero existen leyes aún entre criminales y Joe quebranta una importante: enfurecer a un jefe de la mafia al robarle su dinero y su novia. El fogoso amorío termina en tragedia poniéndolo a Joe en un sendero de venganza, ambición, romance y traición que lo impulsa fuera de Boston y a abrirse camino hacia el sensual/erótico bajo mundo del ron en Tampa.

Protagonistas:

Brendan Gleeson, Zoe Saldana, Ben Affleck, Sienna Miller

Director/a:

BEN AFFLECK

Género:

Policial

País de Origen:

USA

Ambientada en los años veinte, en plena ley seca. Joe es el hijo del Superintendente de Boston. A diferencia de su padre, vive al margen de la ley como atracador de bancos y tratando con la mafia. Tras enamorarse de la novia de un capo, debe buscar refugio en el clan rival. Así comienza su carrera en el bajo mundo del delito en Tampa, Florida.

El arranque del filme (de largas dos horas de metraje) promete. La escena de persecución entre delincuentes y policías tras un robo es pura adrenalina y tensión. Lamentablemente, esta secuencia poco tiene que ver con el resto de la trama (demasiado discursiva y laberíntica) que atenta contra la agilidad de la historia. El ritmo recién vuelve a retomarse en el ultimo acto, con momentos de acción y balaceras muy logradas.

A diferencia de Atracción Peligrosa o la fundamental Argo, aquí el guion se estanca y se transforma en un monologo egolatra de Ben Affleck, que parece no aprovechar el excelente elenco que lo acompaña: Brenda Glesson, Siena Miller y Zoe Saldana entre otros.

Obviamente, en los rubros técnicos la cinta es irreprochable, vestuario, locaciones de época, lucen creíbles. La dirección de arte es fabulosa, pero el corazón del filme es su guion y poco importa que las paredes estén pintadas del color correcto. Para ser un filme de Gangster, con "olor" a homenaje al genero, resulta demasiado pulcro y light. De todas maneras, el nuevo Batman, tiene suficiente crédito como director para seguir probando en el futuro, después de todo, vivir de noche, no es para cualquiera.

Volver